Sunday, June 21, 2009

El establishment contra Brason


Una vez más el empresario británico Richard Branson la ha armado, y los miembros del establishment no se lo perdonan y hacen lo de siempre, patalear como niños malcriados.

En los años 70, y cuando tenía poco menos de 20 años, Branson abrió las célebres tiendas de discos Virgin. En los ochenta fueron Virgin Records, que hizo la competencia con éxito a las discográficas norteamericanas e hizo del rock uno de los principales productos de importación de su país, y la compañía aérea Virgin. No se lo perdonaron. Durante años las discográficas de los Estados Unidos, divisiones de las grandes productoras, intentaron introducir aranceles para los productos de Virgin Records y llegaron incluso a proponer que los artistas de Branson pagasen más impuestos. El británico respondió creando franquicias de Virgin en los Estados Unidos, algo que perjudicó a sus artistas, pues aumentó mucho los costes al crear costes de transacción.

La presión de British Airways y American Airlines contra Virgin fue brutal. A ella se debe que la liberalización del espacio aéreo se mantuviera en punto muerto durante los ochenta y que avanzase tan poco y con tantas trampas durante los noventa. El resultado fue una crisis crónica del sector. Branson contraatacó con una guerra de precios y una política de relaciones públicas que contó con el apoyo de personajes como la princesa Diana de Gales.

El año pasado, Richard Branson creó su propia escudería de Fórmula 1, Brawn. El espectacular éxito de la marca, que con Janson Button como piloto principal ha ganado 6 de los 7 grandes premios disputados hasta la fecha, ha desatado la ira y la envida de marcas como Ferrari, que hace un mes amenazó con retirarse de la competición porque las marcas históricas habían perdido terreno frente a las nuevas.

Tras la ronda de clasificación del Gran Premio de Inglaterra, copada por pilotos de marcas no históricas, la FOTA, una asociación liderad por Ferrari y McLaren, ha decidido organizar su propio campeonato, es decir, expulsar a Brawn de la Fórmula 1 debido a su impotencia para enfrentarse el equipo de Brawn.

Además de falsear el estado actual de la tecnología automovilística y restar brillantez al espectáculo de las carreras de coches, esta decisión mercantilista supone un grave perjuicio para los conductores, porque la Fórmula 1 es el banco de pruebas de muchas mejoras, entre ellas las de seguridad, que luego se incorporan en los coches que conducimos. Como suele ocurrir cuando se restringe la competencia, al final quienes pagan el pato son los consumidores.

No sé si Branson será proge o no ni qué pensará del matrimonio gay y de las relaciones Iglesia-Estado, pero sin duda es un héroe de la libertad cuyas iniciativas han mejorado la vida de muchos millones de personas en todo el mundo. Su tesón sólo es comparable a su creatividad. Que viva muchos años, por nuestro bien. Hay pocos como él.

5 comments:

POLIDORI said...

Los que van montados en "La Burra" les importa un bledo como estén o que piensen los que van andando. Pero lo que mas desprecian es a los que intentan, como ellos en su momento, montarse.

¿Que podrían, desde su posición, mejorar las cosas y ganar mas dinero? Cuando están en una cumbre no quieren seguir escalando. Eso fue una parte de su vida que dan por acabada.

ElSalmantino said...

Yo admiro a Brason precisamente por todo lo hecho con Virgin, pero patinas en el asunto de la F1. Veamos.

Brason no ha creado nada; simplemente se ha convertido este año en el patrocinador del equipo de Ross Brawn que no es ni lejanamente lo mismo.
De hecho, el propio Brason ha anunciado que el próximo año no patrocinará a Brawn GP precisamente porque se saldrá de su presupuesto, dado el éxito de la escudería este año.

Así, tu análisis y posterior conclusión sobre el lío inmenso que hay formado por la rebelión de la FOTA había de ser, y de hecho es, necesariamente erróneo.

Esto viene de muy lejos y este año la única novedad es la tremenda unión de las escuderías para acabar con el despotismo de la FIA, que con sus continuos cambios de reglamentación lleva el caos continuo a este bonito espectáculo-deporte.
De hecho, este año estamos ante el campeonato más aburrido de (posiblemente) la historia, al decir de casi todo el mundo, aficionados, pilotos, técnicos, periodistas, etc.

Por no mencionar que si Brawn GP está donde está es por una vergonzosa interpretación del reglamento que se ha cargado un principio básico, especialmente para nosotros los liberales: la igualdad ante la ley.

Espero y deseo, por el bien del espectáculo y del futuro de este deporte, base como bien dices de múltiples desarrollos técnicos, que Mosley dimita como presidente la FIA o, en su caso, que la FOTA cree su propio campeonato, con Ferrari y el resto de los grandes, verdaderos protagonistas de todo este tinglado, no lo olvidemos.

Ah, los pilotos están unánimemente con la FOTA.

Libertymad said...

Creo que en todo caso nos equivocamos ambos. ¿Habría participado Brawn sin el respaldo de Brason? Probablemente no.
¿Me puedes explicar dón de se salta Brawn el reglamento? Te recuerdo que en los últimos años ha habido bastantes escándalos, como por ejemplo el espionaje de McLaren a Ferrari. Tal vez eso a ti te encante, porque así los campeonatos no son aburridos. A mí me produce un poco de escándalo.

ElSalmantino said...

¿En qué me equivoco yo? Podría ser, claro, pero no me lo muestras.

¿Brawn sin Brason? Perfectamente viable; si no ha tenido más patrocinadores es porque ya tenía cubierto el presupuesto. ¿Sabes quién ha puesto realmente la pasta en Brawn GP? Uno de ellos es un tal Bernie. Quizás te suene.
En cualquier caso, repito, ser el principal patrocinador no le convierte a uno en creador del producto, como ING o Vodafone no lo son de Renault o Ferrari, respectivente.

Así pues, el mérito es del brillante y hábil Ross Brawn.
Brason, eso sí, ha demostrado tener, una vez más, una gran visión de negocio, pues le ha salido muy barato para la relevancia conseguida.

La interpretación del reglamento es obvia. ¿No has seguido la temporada en lo relativo al difusor?

Respecto a los escándalos, ya mencioné que han de ser todos iguales ante la ley, pero es que es la propia FIA quien da pábulo a todo ello con sus decisiones.

Y que a mí me encante lo dices tú con una maldad digna de mejor causa, porque queda claro que es precisente al contrario.

Simplemente he dicho que este año es más aburrido cuando lo que teóricamente perseguía el inefable Mosley era lo contrario.

Libertymad said...

Efectivamente, lo del difusor es un mecanismo nivelador injusto, eso es totalmente cierto y nada bonito.